Kodak, k.o.

La solicitud de quiebra se efectuó ante un tribunal de Nueva York, en los Estados Unidos, e informada a través de la página web de la empresa. El objetivo de esta decisión es reforzar la liquidez que tiene Kodak, rentabilizar su propiedad intelectual (patentes) y, por supuesto, comenzar a concentrarse más en sus negocios competitivos.

Kodak, ya ha llegado a un acuerdo con Citigroup para conseguir un crédito por 950 millones de dólares, a devolver en  2 años y medio. Así, la compañía de  podrá aumentar su liquidez. Todo tiene sus trampas, por supuesto, porque este crédito está pendiente dado que, al haberse solicitado la quiebra, requiere una autorización judicial.

De acuerdo con el comunicado oficial de la empresa, a pesar de la quiebra todavía se encuentran en condiciones para operar y prestar servicios a sus clientes con normalidad. Además, aseguraron que pagarán sus deudas y los salarios a sus empleados, y que se seguirán los programas de cliente. Esta petición de quiebra es solamente válida para la filial de los Estados Unidos; las que se encuentran fuera de este país no están sujetas a los procedimientos de los cuales hablamos.